Audrey Hepburn ha muerto a causa de cáncer

AudreyHepburn

Últimamente, cada día se esperaba de Suiza la llegada de una escueta y seca noticia: Audrey Hepburn ha muerto. La actriz, de 63 años, estaba invadida desde hace meses por un cáncer y en el cerco de silencio que le aislaba del mundo, a la espera del final, había un intenso pudor. Deseaba que se le recordase como la princesa rebelde y adolescente de Vacaciones en Roma o con el rostro sin lavar de la florista golfilla del Covent Garden en Myfair lady. No hizo de su deterioro físico un espectáculo. Se fue con la forma discreta de caminar que fue parte de su incomparable elegancia. Si algo puede distinguirla como mujer y como actriz es que supo fundir a una y otra hasta hacerlas indistinguibles.

La noticia de la muerte de Audrey Hepburn no ha llegado a través de ningún portavoz de nada que tenga que ver con el cine. Hollywood y ella nada apenas tenían que ver desde hace muchos años (pasó sin pena ni gloria en 1989 por una película de Steven Spielberg) y la actriz consideraba a la profesión que le dio celebridad mundial como un asunto pasado y secundario respecto de sus trabajos de madurez: destinaba casi toda su actividad a la Unicef, de la que era embajadora permanente.Seguía Audrey Hepburn apareciendo de cuando en cuando en las páginas de espectáculos de los periódicos, pero casi de pasada. Era casi siempre porque se reestrenaba en la televisión, o se reponía en alguna pantalla grande, alguna de sus películas de los años cincuenta y sesenta. Pero con más frecuencia, la tinta negra asociaba su nombre con alguna misión humanitaria de la ONU, por ejemplo en Somalia, donde Audrey Hepburn. estuvo poco tiempo antes de que le diagnosticaran el cáncer de cólon que acabó ayer con su vida.

Fueron, oidas desde ahora, premonitorias las palabras que la actriz pronunció tras sus jornadas de trabajo en el trágico país africano: “Nunca me repondré de lo que he visto allí”, dijo. Nunca se repuso. La actriz se sometió el pasado noviembre, en un hospital de Los Angeles, a una intervención quirúrgica. Le extirparon el foco de su mal, pero este se había extendido de forma irreversible. Audrey Hepburn voló a Europa por última vez y se encerró para siempre en un valle suizo.

Con información de El País

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.