Fallece Muhammad Alí, el mundo deportivo está de luto.

A los 74 años falleció la leyenda del boxeo Muhammad Alí. Él estaba siendo tratado por problemas respiratorios en Phoenix, Arizona. Se encontraba  “muy grave”, según dijo a la AFP una fuente cercana a la familia.

“La condición es muy grave”, dijo la fuente, que habló bajo condición de anonimato.

El excampeón mundial de peso pesado, fue hospitalizado el jueves con un problema respiratorio, que se complicó por su enfermedad de Parkinson, dijeron varios medios de Estados Unidos.

Los Angeles Times, citando una fuente no identificada, informó que no iba a poder soportar unas pocas horas de vida. Su portavoz Bob Gunnell había anunciado anteriormente que “estaba en un buen estado de salud” y que “su tiempo debía ser corto”.

Gunnell dijo el viernes a la Courier-Journal, el periódico de Louisville (Kentucky), su lugar de nacimiento, que su condición se mantuvo sin cambios. Varios medios de comunicación, estadounidenses y británicos, informaron que su salud había empeorado de manera alarmante, para alentar a los miembros de la familia a ir a su lado.

Alí sufría hace 30 años de la enfermedad de Parkinson y fue hospitalizado dos veces a finales de 2014 y principios de 2015 por neumonía e infección del tracto urinario. Pese a su debilitante enfermedad, viajó por todo el mundo y encontró calurosas recepciones, incluso cuando su una vez poderosa voz fue reducida a un susurro y se vio limitado a comunicarse con un guiño o una sonrisa.

Anteriormente Cassius Clay, campeón olímpico en Roma-1960, comenzó su carrera profesional el mismo año, convirtiéndose en el campeón mundial de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) en 1964 al derrotar a Sonny Liston por nocaut en el séptimo round.

Peleó contra todos los mejores en su división, y se ganó millones de dólares con su centelleante jab. Pero fueron sus payasadas — y sus declaraciones — fuera del ring, las que transformaron al hombre bautizado Cassius Clay en el astro Muhammad Ali.

El campeón indiscutido de la categoría reina (pesos pesados), el hombre apodado “El Más Grande” había conmocionado a Estados Unidos en 1967 por negarse a hacer el servicio militar para ir a la guerra de Vietnam, por sus creencias religiosas. Fue encarcelado, despojado de su título y se le prohibió el boxeo durante tres años y medio antes de volver a ser campeón del mundo de la AMB y CMB, cuando ganó por KO (octavo round) a George Foreman durante la “Batalla en la Selva”, en Kinshasa, República Democrática del Congo, antigua Zaire.

Alí perdió su título después por puntos ante Leon Spinks el 15 de de febrero de 1978 y lo recuperó después en la revancha el 15 de septiembre del mismo año.

Terminó su carrera con una derrota por puntos contra Trevor Berbick el 11 de diciembre de 1981. Finalizó su trayectoria con un récord de 56-5 y 37 nocáuts, y fue el primer púgil en ganar tres veces el título de la máxima división del boxeo.

¡Que en paz descanse uno de los grandes boxeadores de la historia!

Te puede interesar: 10 mejores luchadores mexicanos 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.