¿A qué se deben los calambres en las piernas?

Cuando uno o más músculos de la pantorrilla se contraen repentinamente produciendo un dolor intenso, estamos calambres 2frente a un episodio de calambres de las piernas, el cual puede extenderse hasta los dedos de los pies.

Aproximadamente el 40% de las personas sufren en algún momento un calambre, normalmente por las noches, y el dolor puede durar de segundos hasta varios minutos.

El Dr. Paul Takahashi, de la Clínica Mayo de Rochester en Minnesota, Estados Unidos, refiere que “toda persona que alguna vez se ha despertado con un calambre en las piernas sabe lo doloroso que puede ser cuando un musculo se contrae repentinamente.

“Los calambres nocturnos normalmente ocurren en las pantorrillas, pero también pueden presentarse en los pies y en los muslos”.

Las causas de los calambres en las piernas son diversas:

Pérdida de electrolitos o minerales como potasio, calcio o magnesio. La carencia de magnesio o hipomagnesemia, se da en casos en que no se bebe suficiente cantidad de líquidos; durante el embarazo; en deportes muy intensos con calambres 3sudoración excesiva y en estados de estrés.

También durante el padecimiento de enfermedades donde se presentan vómitos o diarreas durante mucho tiempo.

El consumo de algunos medicamentos como los diuréticos, los antihipertensivos y los betas bloqueadores.

Presencia de una enfermedad metabólica como el hipotiroidismo (tiroides poco activa).

Diabetes, ya que es otra enfermedad que altera el metabolismo.

Enfermedades vasculares.

Enfermedades nerviosas (poli neuropatía).

Durante el embarazo.

Posibles riesgos por sufrir calambres en las piernas

Si este calambre ocurre cuando usted está nadando, puede entrar en pánico y estar en riesgo de ahogarse.

Si está conduciendo un auto, un calambre muscular podría producir un accidente.

Las siguientes medidas pueden ayudarnos a prevenir los calambres en las piernas:

calambres 4Hacer ejercicio con bicicleta estacionaria antes de acostarse.

Estirarse antes de acostarse.

Estar siempre hidratado, consumir la cantidad suficiente de líquidos que requiere el organismo durante todo el día (si realizó una actividad física es necesario la reposición de líquidos perdidos mediante el sudor).

Escoger siempre el calzado adecuado.

Utilizar las mantas o cubiertas de cama flojas a la altura de las piernas y pies.

Tener una alimentación equilibrada rica en minerales como el calcio y magnesio, y con mucha fibra.

Dejar  o reducir el consumo de tabaco y alcohol.

Con información de: http://www.lagranepoca.com/

Te puede interesar: Recomendaciones para que el running no lesione tus rodillas

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.