Consejos para superar la crisis de los 30

¿De lunes a viernes te dedicas a pensar en lo que harás el próximo fin de semana? ¿Despiertas con un hastío que no entiendes? ¿Pasas tus días esperando a que lleguen los viernes para salir por la noche a beberte el bar completo, postrarte en la cama o permanecer frente a tu computadora sin importarte nada lo que ocurra allá afuera?

A continuación enlistaremos aquello que te pone tan mal y que, quizá, después de reflexionar y cambiar de hábitos, te ayude a llevarla más leve y superar esa crisis de los 30.

1. Deja de sufrir cada lunes por la mañana

Si lo piensas fríamente, te darás cuenta de que si sufres es porque el fin de semana enloqueciste. Ya sea porque saliste de fiesta o porque saliste de la ciudad o porque en lugar de tomarte un momento contigo mismo decidiste que había llegado el día de comerte al mundo de un bocado.
Recuerda que ya no eres un quinceañero, aunque tampoco un viejo senil; sin embargo, la recomendación es que cambies tu dinámica de fines de semana y replantees el periodo de tiempo en que lograrás el éxito.

2. Deja de estar cansado y de pensar en el trabajo como lo peor del mundo

A ver, todos sabemos que el trabajo es una actividad que realizamos por necesidad. Aunque haya quien lo ame más que otros, todos lo hacemos porque necesitamos lana para comer, sobrevivir y darnos nuestros lujitos. Así que menos queja y más felicidad.

Si de plano ya no te gusta lo que haces, busca opciones en las que sientas que puedes dar más, o decídete por cambiar de profesión.

3. Deja de querer estar al último grito de la moda

No es que vayas conforme a lo que aseguran que será tendencia en esta temporada, pero desde que te dijeron que “como te ven, te juzgan”, andas gastando en tener una vida de aparador. Quieres encajar y te estresas, y si sabes que el estrés te hace comer y, por ende, engordar, ¿para qué lo haces?

4. Deja de acabarte la quincena en pagar tus deudas

Si de tu sueldo sólo ves los recibos de pago, hay algo muy mal. Deja los tiempos en los que te daban “domingo” tus papás y terminabas comprando cualquier dulce o juguete (que se rompía a la semana) y conviértete en un adulto responsable.

No necesitas esa playera, ni aquella blusa, mucho menos esa noche de antro (aunque tal vez ese fin de semana en Cuerna, sí…). Mejor empieza a preocuparte por tu futuro, y por dejar de derrochar. Existen diversas opciones bancarias con buenos beneficios, también podrías decidirte a abrir ese negocio o a guardar algún ahorro.

En el momento de la vida en que te encuentres, siempre será mejor abrir una cuenta de ahorros que una sopa instantánea.

5. Deja de sentir ansiedad por la llegada del fin de semana

Y así volvemos a donde comenzamos. Si eres de los que cuenta hasta los segundos a que dé la hora de salida, hay algo mal en tu presente. Darte un momento para reflexionar sobre el rumbo que ha tomado tu vida sería un buen consejo para que ya no pienses en que tu trabajo es estresante, cansado, desgastante, mal retribuido, etcétera.

Bonus: Olvídate de ahogar tus penas con alcohol

Si a los 30, o 35 o 40, ya te encuentras en esta situación deberás buscar una solución real, y no una que te bebas a sorbos, o a fondos. De lo contrario llegarás a tu retiro arrastrándote y sin hígado.

Fuente: Garuyo

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.