Errores que cometes al ligar por whatsapp

Creíamos superada la etapa de la pubertad en la que los mensajes de texto determinaban una futura relación con una dama, mientras que sin darnos cuenta estamos inmersos en una era mucho más compleja: la era de los emojis y el double check. Existen nuevas reglas de flirteo y te las estás perdiendo, mientras que ella siente que no estás a la altura en este nuevo mundo de apps y redes sociales. ¿Qué debes de evitar cuando decidas mandar un What’sApp a la mujer que te gusta?

1. Ponerte demasiado “besucón”. Es decir, excederte de forma temprana en la cantidad de besos que envías. Un cariñoso beso al final de tu mensaje es más que suficiente, pero una eterna cadena de labios acosadores la hará pensar que hace más tiempo del debido que no te besa nadie.

2. Preguntar en exceso. Es decir, mucho, pero demasiado. “¿Qué tal tu tarde?, ¿cómo ha ido la clase de yoga? o ¿qué estas vistiendo en este instante?” harán de ti el perfecto psicótico que ignorar rápidamente. Además, si no te devuelve la pregunta, ahí tienes el desinterés (tan merecido).

3. “¿Has llegado bien a casa?”. La tentación es grande, lo sabemos, pero evita la resaca de intensidad después de una cita exitosa. Dejar que ella te eche de menos y piense sobre la velada es la mejor opción, por supuesto esta optativa no corre por preocuparte de que el taxi la dejó sana y salva. Porque sí, llegó.

4. ¿ReCuErDaS cuaNDo EsCrIBíAs AsÍ? Pues este error podría equipararse a la actual ola de emojis que reemplazan tus sentimientos y frases que has de emitir de forma obligada. Un corazón con una estela nunca será equiparable a un “me encantas”.

5. Ríes, y ríes, y ríes… Y al final acabas pareciendo una comedia sin gracia alguna. Está bien demostrar a través de una risa que te ha resultado divertido un comentario por su parte, pero los “jejeje”, “LOL” o “hahahaha” innecesarios te harán parecer un párvulo.

6. El temido mensaje sobre mensaje no contestado. Es la afirmación del fin, estás reconociendo que ella no tuvo interés pero sin embargo insistes. No sabemos por qué, pero allá vas. Por supuesto evita un tercer mensaje sin contestación, a no ser que busques una demanda por acoso.

7. Abreviar en la actualidad es sinónimo de delito gramatical. Ni tienes 15 años, ni vas a perder un largo tiempo de tu vida en escribir esa palabra bien. “NTP” (No te preocupes), “Ya C” (Ya sé) o “TBM” (También) hará que desee ofrecerte un diccionario en lugar de un beso.

8. Por último, el lado opuesto a abreviar es hacer de tu mensaje un texto barroco y literario. Sé relajado y liviano, a no ser que quieras que ella sienta que lee una novela de Hemingway cuando recibe tu WhatsApp.

Fuente: Esquire Latinoamérica

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.