La dramática vida de Michelangelo Caravaggio

CaravaggioMichelangelo Merisi Da Caravaggio (1571-1610) se ha convertido en uno de los pintores más apreciados en el siglo XXI. A una pintura magistral se une una vida intensa y polémica. Fue un genio incomprendido, un loco violento, un hombre atormentado y un triste perseguido. Finalmente, cansado de huir, los últimos años de su vida los pasó buscando un perdón que entonces se le negaba. Y que ahora, a cuatro siglos de su muerte, parece haber obtenido.

Si Caravaggio hubiera muerto 400 años más tarde, lo habría hecho con una sonrisa. Basta recordar a las miles de personas esperaron en fila desde la medianoche hasta el amanecer, para contemplar seis pinturas del maestro expuestas en el museo Borghese de Roma, en el cuarto centenario de su fallecimiento (2010).

En una noche similar, a mediados de julio de 1610, el pintor habría muerto solo y enfermo. Oyendo como único aplauso las olas del mar y aferrado con fuerza al único lienzo que aún no le habían robado.

Caravaggio fue el “enfant terrible” de la pintura italiana barroca.

Pocos autores han gritado tan fuerte con los pinceles su propio conflicto personal. Aunque no haya dejado más que unas cuarenta obras, en cada una de ellas el autor transmite su muy personal visión del arte. Una lucha interior, un debate entre luz y oscuridad. Y un espíritu innovador capaz de mezclar en una misma escena santidad divina y miseria humana.

Caravaggio_-_Cena_in_Emmaus

Los discípulos de Emaús o Cena de Emaús es otra de las obras famosas de Caravaggio.

La corta vida de Caravaggio (murió a los 39 años) fue muy accidentada, marcada por complejos códigos de honor, duelos callejeros, prisión e incluso un asesinato, razón por la cual huyó de Roma. Luego pasó temporadas sucesivas en Nápoles (entonces bajo dominio español), Malta y Sicilia, lugares en los que ejerció influencia en los ambientes artísticos locales.

Caravaggio,

Judit y Holofernes. 1599. La pintura muestra a un general muerto decapitado por Judit, la mujer que lo sedujo en menos de una noche.

Un complejo carácter y un constante sentimiento de abandono (sus padres y todos los hombres de su familia murieron cuando Michelangelo era muy pequeño) marcó la vida de Caravaggio y se manifestó en sus pinturas.

Caravaggio_(1593)

Niño con un cesto de frutas. 1593. Se exhibe en la Galería Borghese de Roma.

Según algunos de sus biógrafos, ese sentimiento le hacía buscar la parte más miserable de la sociedad y relacionarse con vagabundos, prostitutas, o ladrones. Además, señalan que en el aspecto sexual conseguía lo que deseaba tanto con las mujeres como con los hombres.

Esas vivencias las plasmó en muchas de sus obras. Mismas que con frecuencia eran rechazadas, por elegir a sus modelos entre la esfera más baja de la sociedad.

 

caravaggio

Baco. Una de las pinturas más conocidas de Caravaggio.l Se conserva en la Galería de los Uffizi de Florencia, Italia.

* L’enfant terrible (niño terrible) es una expresión francesa para referirse a niños particularmente ingenuos que hacen preguntas terriblemente embarazosas a adultos, especialmente a sus padres. Aunque su uso más extendido se encuentra referido a una persona cuyas opiniones se apartan de la ortodoxia, son innovadoras o de vanguardia en el arte.

Te puede interesar: Jean-Baptiste Greuze, un pintor como ningún otro.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.