Malos hábitos que afectan tu economía

Poco a poco la vida pasa y nos vamos dando cuenta de que el futuro nos alcanza: esa época donde no teníamos que preocuparnos por un patrimonio, una familia o una inversión pasa, y si no hemos sido previsores podemos lamentarnos de no haber actuado a tiempo.

Vicente Andraca es Gerente de Contenido de piggo, plataforma de ahorro e inversión creada por Grupo Bursátil Mexicano, y estos son los 6 malos hábitos que ha identificado como enemigos de tu cartera:

1. Deja de posponer tu presupuesto y hacerte de la vista gorda

“Cada semana dices ahora sí y al final acabas con ‘mejor la que viene’ (casi como con las dietas o con ir al gym) y luego te preguntas a dónde fue a parar tu dinero y por qué nunca ahorras los que podrías. Aquí lo importante es que tomes la decisión. Es fácil, en una pequeña lista divide: ingresos, deudas, gastos… En una hora acabas y tendrás mucha mayor claridad para planear”.

2. Deudas permanentes

“El más terrible de los enemigos de nuestro bolsillo son las deudas. Sobre todo cuando se empiezan a salir de control. Hablamos de ese punto donde ni queremos ver el estado de cuenta de reojo. Si ya hiciste tu presupuesto sabrás hasta qué punto te conviene o no endeudarte. Así que piénsalo dos veces y, como siempre, decide lo mejor para ti”.

3. Demasiado joven para ahorrar e invertir

“Las personas perdemos muy pronto la noción del tiempo y sentimos que el futuro nunca nos alcanzará. Sin embargo, te despiertas teniendo 30, 40 o 50 años y no has empezado a ahorrar, ni mucho menos a invertir. La verdad, sólo hay un buen momento para empezar y es ahora mismo”.

4. No aprovechar los buenos tiempos

“Es normal atravesar épocas donde nos va muy bien. Lo malo es que cuando sucede, rara vez aumentamos nuestro nivel de ahorro e inversión, por el contrario, nuestros gastos suben como la espuma. Si estás pasando por un momento así, sácale provecho”.

5. La ambigüedad

“Hoy te levantaste pensando que querías un carro, pasadas dos cuadras piensas que mejor un negocio, llegas a tu oficina y ya te quieres casar. Este tipo de inconsistencias no te ayudan a planear tu destino. Sé congruente contigo y decide claramente hacia dónde quieres llegar. No dudes más”.

6. ¿Cuánto me gasté?

“Si no puedes responder a esta pregunta es hora de que te olvides de dejar a la ‘buena de Dios’ cómo gastas tu dinero y empieces a hacer un presupuesto. Quizás te dé un poco de flojera, pero si no empiezas a ‘seguir la huella de tu ingreso’ sólo tendrás salidas sin control y tus metas financieras estarán cada vez más lejos”.

Fuente: Life and Style

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.