¿Por qué no podemos recordar nombres?

Entras a un lugar nuevo y de repente tienes varios nombres nuevos en la cabeza… pero no por mucho tiempo. Puedes recordar rasgos y rostros, pero para la próxima vez que te encuentras a la persona ya no sabes como se llama. No todo el mundo tiene este problema, pero sí una gran parte. Ahora se ha descubierto que hay una buena razón para ello, así que no te preocupes tanto.

recordar

Para los expertos en la memoria lo que sucede es que los nombres no nos resultan tan importantes. Para recordar un hecho en particular nos sirve tener varias vías para llegar a él. Con los nombres no nos sucede: podemos recordar ropa, gestos y detalles, pero no podemos relacionarlos con un nombre. Es que los nombres no nos aportan información específica de la persona, a diferencia de otras cosas.

Si bien los nombres llevan a veces una carga sentimental (llamarse igual que otra persona), en general no existe diferencia para nosotros entre que alguien se llame Juan o Pedro. Es porque es una información arbitraria que no se conecta con el resto de sus características como persona.

Sin embargo, los investigadores descubrieron que es fácil recordar la ocupación de una persona. Al mostrarle a alguien una foto con nombre y trabajo, siempre recuerdan más el segundo. Es porque se nos hace más fácil imaginar a la persona en esa actividad, como un rasgo de personalidad o formación. Si conocemos a un abogado, probablemente lo imaginemos en la corte, si conocemos a un chef, lo recordaremos cocinando.

Al parecer, hay otro problema que nos impide recordar nombres. Cuando recién conocemos a alguien nos enfocamos en presentarnos y nuestro cerebro piensa en nosotros mismos, en vez de observar y escuchar a la otra persona. Además, si pensamos que no veremos nuevamente a la persona, prestamos menos atención. Es por eso que las personas más sociables tienen mayor capacidad para recordar nombres.

Para quienes realmente tienen un problema en este sentido, se recomienda repetir los nombres varias veces apenas se conoce a la persona. También es bueno relacionar el nombre con una actividad, una persona famosa o un significado. Es una forma de que se quede en tu mente por más tiempo. Cuanto más presente tenemos este problema de memoria, más fácil será solucionarlo.

T.S. Bela.

No escribiré un ensayo de vanidades.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.