Misterios del metro parte I.

metro

El metro de la ciudad de México es conocido por ser un medio de transporte en donde los arrimones y los asaltos están a la orden del día. No hay nada más emocionante y aventurero que ser de provincia y subirse, aunque sea, una sola vez al metro. Pero este lugar no solo esconde relatos de humor, también esconde grandes misterios y relatos de cosas horribles. Llámales creepy pastas o testimonios; lo cierto es que nos parece hipnotizante este tema, por lo que en La Vida Va! te traemos un relato, que ha llegado a nosotros gracias a una persona del DF y que afirma que la siguiente historia es real, pues tiene conocidos trabajando ahí.

¿Puede el metro de México albergar seres de terror como vampiros?

 

Esta historia se sitúa en el mes de junio de 2007, a las 12:30 am, cuando el metro ya no da servicio. Según testimonios, trabajadores del lugar escucharon a un chico pedir auxilio en los andenes de barranca del muerto. Al ser alcanzado, el chico contó que se quedó dormido en el último tren y al despertar se dio cuenta de que estaba en donde se guardan los trenes. El chico no sintió miedo, pues se dio cuenta de que había otra persona con él en el vagón y que pronto algún trabajador iría a checar si alguien se quedó ahí o si el transporte estaba libre. Así que el chico decidió cerrar de nuevo los ojos y dormitó de nuevo esperando a que alguien llegara.

Entonces escuchó un ruido y al abrir los ojos, se dio cuenta de que el otro pasajero forcejeaba con otra persona. De inmediato intentó separarlos pero notó que la nueva persona del metro no era precisamente normal; tenía la piel muy pálida, era muy alto y delgado. Sin poder separarlos, el chico fue testigo de cómo el tétrico personaje arrancó de una mordida la nariz del otro pasajero y después, pasó a su cuello, matándolo.

Por supuesto, el chico salió corriendo del metro pero antes de lograr atravesar la salida, sintió un fuerte ardor en la pierna; el extraño ser lo había rasguñado, rompiendo su pantalón. Corrió por el túnel con desesperación y casi a ciegas, pues la única luz que había era la de la estación, la cual estaba algo alejada de donde él se encontraba. Mientras corría, podía escuchar cómo era perseguido; decidió voltear y se dio cuenta de que, en efecto, no se trataba de una persona normal, sino que era un ser muy pálido, calvo, alto y con colmillos que sobresalían…metro-2

Aceleró el paso y logró llegar al andén antes de ser atrapado. Pidió auxilio y los encargados de la limpieza corrieron a ayudarlo, mismos que lograron ver al pálido ser. Llamaron a una ambulancia y a la policía y al hacer el interrogatorio, los policías no pudieron hacer más que reír de la historia que el joven contó. Pero no solo el chico lo vio, los intendentes también lo hicieron.

Así que los policías decidieron ir al vagón, entraron, encendieron una lámpara y se quedaron helados al encontrar un charco de sangre y algo que parecía ser una nariz. Mientras estaban ahí, los policías pudieron escuchar pisadas en el techo del metro, pero salieron a checar y no había nada.

Esta historia ha sido ocultada del público para no causar terror entre los que viajan por este medio cada día. A los trabajadores del metro se les despidió, a los policías se les cambió de línea, del joven no se supo nada y la persona que contó esto, fue cambiado de actividades.

¿Será cierto? Lo único que sabemos es que el metro está lleno de hechos escalofriantes que nos hacen pensar que, en realidad, todo puede pasar…

 

T.S. Bela.

No escribiré un ensayo de vanidades.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.