La política económica en tiempos de las “trumpadas” – By. Ezequiel Gaytan Nerí

La política económica en tiempos de las “trumpadas” 

La semana pasada el Banco de México anunció una subida de su Tasa de Interés Objetivo Interbancaria, la tasa a la que los bancos comerciales se prestan para satisfacer sus necesidades de liquidez en el día a día, (un banco debe política monetariatener dinero disponible si sus ahorradores lo quieren retirar) y el aumento fue de 50 pb para ubicarse en un nivel de 4.75%.

De la misma manera, la SHCP ha decidido realizar un recorte adicional al gasto público y anunció una meta de superávit primario –que el gobierno gaste menos de lo que recauda- para el año siguiente.

El recorte presupuestal, inscrito en una necesidad de ganar (más) credibilidad en los mercados financieros de deuda (no obstante que la calificación de la deuda pública se mantiene en buen nivel y que el peso es la moneda emergente con más volumen de operación) nos parece una decisión pro cíclica, (que va en la misma dirección del ciclo económico, en este caso un crecimiento económico menor) y un claro retroceso respecto de lo que se anunció en la reforma fiscal de 2014.

Dicha reforma prometió un techo al gasto público, de tal forma que este permitía ahorrar en épocas de bonanza y gastar en épocas de “vacas flacas. El recorte se concentró en el gasto productivo, por lo que tendrá un efecto doble sobre la inversión privada: por un lado el sector privado no tendrá que competir por financiamiento contra el sector público (es decir podrá acceder a más financiamiento y más barato). En contraparte, habrá una disminución de la inversión del sector privado, debido al alto nivel de correlación que tiene con la inversión del sector público (ya que mayor inversión pública se asocia a un mayor nivel de infraestructura y telecomunicaciones lo que reduce costos para el sector privado).

imagesSobre la decisión de política monetaria, esta debe entenderse en la necesidad de evitar que la depreciación del tipo de cambio se traduzca en  una mayor inflación, actuando en dos ámbitos: el primero incide sobre el tipo de cambio per se al incrementar el diferencial entre los rendimientos en pesos y en dólares (los inversionistas preferirán invertir en México y demandarán más pesos); y el segundo actúa sobre las expectativas de inflación, anclándolas, -personas y empresas toman sus decisiones de ahorro, consumo e inversión con base en sus expectativas de inflación, por lo que si el Banco central toma las decisiones adecuadas para lograr su meta de inflación, la inflación efectiva termina en niveles cercanos a la que esperan las personas y las empresas- en un esfuerzo por demostrar que la meta de inflación del banco central es creíble.

Esta decisión se tomó en un marco en el que del lado de la demanda, en particular de la brecha del producto, que continua negativa, -la producción actual está por debajo del nivel potencial que tiene la economía- parece no haber presiones significativas sobre el nivel de precios por lo que esta decisión desacelerará el crecimiento económico.

política monetaria 1Según el anuncio de política monetaria, y la minuta de agosto del 2016 de Banxico, el consenso en la Junta de Gobierno, es que la FED seguirá con su proceso de normalización –en un contexto en el que la tasa de desempleo parece disminuir, la inflación se acerca lentamente a su nivel objetivo y el crecimiento económico ha sido menor al esperado- , es decir, se espera que suba la tasa de fondos federales a finales de este año y el año que viene, por lo que es altamente probable que el Banco de México lleve a cabo incrementos adicionales a la tasa de interés.

La decisión de política monetaria, aunque ortodoxa, se estima adecuada debido al objetivo único que tiene el banco central mexicano de estabilizar el nivel de precios (y no de promover el crecimiento económico).

Por lo pronto, el peso se ha recuperado más por el ánimo electoral en Estados Unidos, que por la decisión del banco central. De continuar la volatilidad en los próximos meses, no hay duda, Banxico volverá a subir la tasa de interés, debido a que sobrerreacciona ante variaciones del tipo de cambio para evitar el traspaso inflacionario (Cermeño, Orellana y Villagomez, 2012).

Y…el pilón:

-El efecto positivo del tipo de cambio sobre las exportaciones –al hacerlas más baratas-ha sido dominado por el efecto negativo de la menor demanda de exportaciones mexicanas en Estados Unidos por la desaceleración industrial.

-El efecto del precio del barril de petróleo sobre el tipo de cambio parece haberse estabilizado.

Hasta la próxima!

14569870_10207792408554285_2121991994_n

 

Ezequiel Gaytan Neri. 

gaytanezequieljsh@gmail.com

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.