Potosinadas

Hay ciertas frases y actitudes que podríamos considerar como potosinadas y que es difícil ver en otros estados del país. Muchas de estas no son positivas e incluso los mismos potosinos nos quejamos de ellas (y casi siempre las hacemos nosotros mismos).

Por eso, en La Vida Va! te presentamos una lista de potosinadas que nuestros fans nos han hecho llegar para poder hacer este artículo.

potosinadas

  • Mentalidad cerrada. Los potosinos nos caracterizamos por vivir en una sociedad muy conservadora. A pesar de que los movimientos sociales de la juventud se han encargado de abrir poco a poco la mente de quienes habitamos en esta hermosa capital, la mayoría de las personas viven aún en un estado de mentalidad que rechaza las cosas nuevas o todo aquello que pueda ser llamado inmoral.
  • Doble moral. Por otro lado, haciendo contraste con lo anterior, muchos de los potosinos han optado por llevar una doble vida. Tal vez entre semana sean personas tranquilas, pero los fines de semana se convierten en un springbreaker para después ir a misa el domingo.
  • Criticones. En esta ola de querer cambiar a la sociedad, el potosino se queja de que los demás siempre están criticando la vida de los demás. Pero por alguna extraña razón, nosotros mismos somos los primeros en hablar mal de la amiga que se puso unos zapatos que no combinaban.
  • Conformismo. La sociedad potosina, lamentablemente, se caracteriza por ser conformista. Ya sea en el trabajo o en una relación, el potosino prefiere irse por lo seguro en vez de mirar más allá y perseguir lo que quiere.
  • Puntualidad. Una de las potosinadas más grandes es hacer una fiesta, decir que empieza a las 7 para que la gente llegue a las 8 y aún así debes esperar una hora y más para que lleguen.
  • Saludos. Otra potosinada que deberíamos quitar de nuestras vidas. Es típico que veas a alguien en el centro comercial y te hagas el loco para no saludarlo. Por otro lado, cuando te topas cara a cara con la persona, lo saludas, platicas un poco y dices “a ver cuando nos vemos”, a lo que la persona responde “sí, te mando un whats” y listo. No vuelven a saber el uno del otro hasta que se vuelven a ver en el centro comercial y no queda más remedio que saludar.

potosinadas.jpg2

  • Apatía. Esto define muy bien al potosino. Ya sea simplemente por querer ignorar alguna situación, porque en realidad nos vale lo que pase a nuestro alrededor o que solo nos importe nuestro pequeño mundo en el que vivimos (llámense amigos, familia o solo uno mismo); muchas veces ignoramos y pasamos de todo lo demás y que son las pequeñas cosas que nos forman como comunidad.
  • Conveniencia. Tomando en cuenta lo anterior, en casos como eventos y fiestas, es muy difícil lograr que un potosino responda o asista a cierto lugar. Existen diversas empresas o lugares que ofrecen eventos muy buenos pero no encuentran respuesta por parte de la sociedad. Este tipo de cosas pasan más aquí que en otros estados. Para que un potosino asista, es necesario regalar cosas o dar algún servicio gratis.

Como potosinos debemos trabajar en eliminar este tipo de potosinadas negativas, pues no solo nos afectan como miembros de esta sociedad, también afecta la idea que tienen otros estados de nosotros. Por supuesto, cada persona es diferente y no necesariamente se comporta como los puntos de arriba; es por eso que cuando encontramos a una persona divertida y abierta, siempre preguntamos si son de San Luis Potosí; y si la persona responde que sí, es muy probable que después se escuche un “es que eres muy buena onda como para haber nacido aquí”…

 

T.S. Bela.

No escribiré un ensayo de vanidades.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.