El Rey de Inglaterra que cambió la corona por el amor

El suyo no fue un amor cualquiera. El primogénito de los monarcas Jorge V y María de Teck se enamoró perdidamente de Wallis Simpson, una rica estadounidense dos veces divorciada. Esa relación provocó no sólo una crisis constitucional, sino que además fue la simpson_edward_1972091brazón por la que un rey renunció a su trono.

Eduardo VIII, se tomó muy en serio aquella frase de que el amor puede con todo. Después de convertirse en rey de Inglaterra tras la muerte de su padre, Jorge V, el 20 de enero de 1936, decidió abdicar por amor el 11 de diciembre de ese mismo año. A partir de ahí…. el rumbo de la historia cambió.

“Yo, Eduardo VIII de Gran Bretaña, Irlanda y los Dominios británicos de Ultramar, Rey, Emperador de la India, por la presente declaro mi decisión irrevocable de renunciar al trono para mí y mis descendientes, y mi deseo de que este instrumento de abdicación tenga efecto inmediato”, recogía el documento oficial en el que anunciaba su abdicación el 10 de diciembre de 1936.

Horas después, el hijo de Jorge V ofreció un sincero discurso en la BBC. Es su mensaje argumentó las razones que le habían llevado a tomar la decisión que cambió el rumbo de la Corona británica.

3278323-e13327666d17a60712564daf79b3f1172308b045-s300-c85“Hace unas horas he cumplido con mi último deber como Rey y Emperador. Ahora que mi hermano me ha sucedido, mis primeras palabras son para reconocerlo como mi soberano. Lo hago de todo corazón… Deben creerme cuando les digo que se me ha hecho imposible portar el pesado fardo de responsabilidades y asumir mis deberes de Rey sin la ayuda y el apoyo de la mujer que amo”, confesó.

Rey de InglaterraAsí, su hermano tomó por obligación, el relevo de su hermano bajo el nombre de Jorge VI, y Eduardo pudo empezar su nueva vida junto a la mujer que amaba.

Eduardo VIII vio cumplido su deseo el 3 de junio de 1937 cuando contrajo matrimonio con Wallis Simpson en una íntima ceremonia a la que sólo asistieron sus amigos más cercanos y que tuvo lugar en el castillo francés de Cande. De hecho, no acudió ningún miembro de la Familia Real y fueron muchos los británicos que no aceptaron de buen grado su decisión.

Ya convertidos en marido y mujer, aprovecharon para viajar por todo el mundo y establecieron su residencia en Francia. El hijo de Jorge V, que renunció a los lujos y las comodidades de la Corte, vivió bajo el título de Su Alteza Real el duque de Windsor. Título extensivo a su esposa, aunque sin la dignidad de Alteza Real. Una situación que disgustó mucho a la pareja.

Con información de: http://mx.hola.com/realeza/casa_inglesa

Te puede interesar: Castillos medievales: lugares mágicos por conocer.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.