Romance antes y ahora; mira como han evolucionado las relaciones de pareja.

Todos hemos escuchado historias de romance de nuestros padres o de cómo nuestros abuelos se conocieron, haciendo que pensemos qué bonito hubiera sido vivir en sus tiempos. Quisiéramos creer que algunos problemas del romance han existido siempre, pero lo cierto es que vivimos en una época difícil para el amor.

Pero ¿Qué era lo que importaba en los años anteriores a la década de los 50 en el romance?

romance

Para el hombre del siglo pasado que vivía en lugares conservadores, era importante que la mujer fuera femenina y recatada, educada y preparada para llevar las labores domésticas. No, no era machismo. Simplemente hace algunos años el hogar era lo más importante. En comparación de este tiempo donde lo que más importa es el trabajo. Así mismo, la castidad era bastante valorada en aquellos días así como el antecedente familiar de la mujer.

Si nos vamos a lugares más liberales del mundo en aquellas épocas, todo lo anterior era importante pero se aceptaba a la mujer como un símbolo sexual y comportamientos “masculinos” como fumar y beber. Esta liberación del sexo femenino hizo que los hombres dejaran de buscar una pareja con las virtudes mencionadas en el párrafo de arriba. En cambio se empezó a buscar a la mejor candidata para procrear, siendo la virginidad un tema irrelevante y por supuesto, se fijaban más en chicas rebeldes y liberales.

En el caso de la mujer de los años 50 que vivían en lugares conservadores, era importante que el hombre fuera educado, que tuviera un trabajo y una buena posición económica. El físico también importaba. Pero el cómo el hombre pudiera llevar a cabo su trabajo y el mantenimiento financiero del hogar era lo que sobresalía. La mujer buscaba ser cortejada y prefería a los hombres que las halagaban o enviaban flores y cartas de amor. Siempre siendo, por supuesto, educados y sin pasarse de la raya.

En otros sitios más liberales, las mujeres buscaban un marido que pudieran proveerlas de bienestar económico. formaran o no una familia. Así como el hombre empezó a buscar una esposa trofeo. La mujer empezó a buscar un marido billetera. Estas chicas se fijaban en los hombres que aceptaban el comportamiento feminista de la época.

No todo ha cambiado

Y dirás que no todo ha cambiado, que la sociedad liberal de los años 50 se parece mucho a la realidad que hoy vivimos. Pues sí, no es que haya cambiado. Es que este tipo de comportamientos se ha incrementado pero con una pequeña diferencia: las personas ya no se quieren casar.

Ni tener hijos ni formar un hogar. El romance ha pasado a segundo término y ahora, ambos sexos buscan el éxito matrimoniofelizlaboral.  Ya no importa mucho el matrimonio y las parejas optan por no ver a futuro. Una pareja se establece por la química sexual y física que hay entre las dos personas, aunque por supuesto, hay sus excepciones.

Los hombres ya no buscan una esposa modelo ni trofeo, porque tienden a ya no buscar esposa. Las mujeres ya no buscan un hombre romántico o que reditúe estabilidad al hogar, porque ya no buscan esposo. Vivimos en un tiempo en donde las cartas, los poemas y las flores han pasado a segundo plano a consecuencia de la vida tan agitada y estresante que llevamos.

Pero no todo está perdido. Así como la gran mayoría busca tener un trabajo soñado, aún quedamos algunos locos que buscamos el amor de verdad.

Te puede interesar: El Rey de Inglaterra que cambió la corona por el amor

 

T.S. Bela.

No escribiré un ensayo de vanidades.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.