Síndrome de Estocolmo: ¿amor a la violencia?

El síndrome de Estocolmo es un estado psicológico en el que la víctima de secuestro, o persona detenida contra su propia voluntad, desarrolla una relación de complicidad con su secuestrador. En ocasiones, los prisioneros pueden acabar ayudando a los captores a alcanzar sus fines o evadir a la policía.

Dicho síndrome ha sido llamado así desde el robo de un banco en Estocolmo, Suecia, transcurrido del 23 al 28 de agosto de 1973. Los delincuentes fueron sorprendidos y retuvieron durante varios días a empleados y clientes que se encontraban en el interior del banco. En el transcurso de este tiempo, los rehenes se identificaron con los raptores hasta tal punto que colaboraron con ellos protegiéndoles de las acciones policiales en su contra. Además, durante el momento de la liberación de los rehenes, un periodista fotografió el momento en que una de las rehenes y uno de los captores se besaban y se comprometían en matrimonio. El término fue acuñado por el criminólogo y psicólogo Nils Bejerot, colaborador de la policía durante el robo, al referirse al síndrome en una emisión de noticias. Fue entonces adoptado por muchos psicólogos en todo el mundo, refiriendose a ciertas conductas insólitas que demuestran el afecto entre los captores y sus rehenes.

Según la corriente psicoanalítica, el síndrome de Estocolmo sería entonces un mecanismo de defensa inconsciente del secuestrado, que no puede responder la agresión de los secuestradores y que se defiende también de la posibilidad de sufrir un shock emocional. Así, se produce una identificación con el agresor, un vínculo en el sentido de que el secuestrado empieza a tener sentimientos de identificación, de simpatía, de agrado por su secuestrador.

 De acuerdo con el psicólogo Nils Bejerot, el síndrome de Estocolmo es más común en personas que han sido víctimas de algún tipo de abuso, tal es el caso de rehenes, niños que han sufrido abuso psicológico, prisioneros de guerra y víctimas de violencia doméstica.

¿Conocías el Síndrome de Estocolmo?

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.