¡Siria: 200 mil muertos y 4 millones de desplazados!

Desde que estalló la violencia en Siria en marzo de 2011, la guerra ha ido escalando hasta convertirse en un complejo “todos contra todos” de gobierno, rebeldes, islamistas y potencias extranjeras que no hace sino complicarse con la aparición de la aviación rusa.

Según cálculos de la ONU, hay hasta 4 millones de desplazados: miles de ellos, los protagonistas de la reciente crisis de los refugiados en Europa, pero lo más grave es la cifra tan elevada de muertes: se calcula en 200,000.bb-rescatado-de-los-escombros

¿Quienes participan?

Las tropas de Bashar al Asad (Gobernante Sirio), luchan contra un gran número de grupos rebeldes que se calcula cuentan con 100.000 combatientes. Algunos, de claro corte islamista y con vínculos con Al Qaeda.

Desde principios de 2014, entró el autodenominado Estado Islámico, enfrentado tanto al gobierno como a los rebeldes, sean yihadistas y moderados.

También encontramos a Estados Unidos y sus aliados occidentales, y además, más o menos implicados: Irán, Turquía y varios países del Golfo Pérsico.

Y ahora Rusia, que esta semana comenzó una campaña de bombardeos, según el Kremlin, contra posiciones de Estado Islámico.

Estados Unidos: Se opone a Bashar al Asad y Estado Islámico y apoya a grupos rebeldes considerados moderados, así como a los kurdos.

Rusia: Se opone al Estado Islámico y otros rebeldes y apoya a Al Asad. El Kremlin ha sido un consistente aliado del régimen de Al Asad, desde antes de que empezara el conflicto.

Y aunque los rusos insisten en que sus ataques van dirigidos contra “los mismos terroristas” que EE.UU., otros gobiernos dudan y sospechan que están atacando también a los rebeldes levantados contra Al Asad.

Según la Casa Blanca, los ataques rusos son “indiscriminados” y afectan de forma aleatoria a todos los que se oponen al gobierno.

Irán: Se opone al Estado Islámico y los insurgentes sunitas y apoya al gobierno de Al Asad.

Irán, una de las potencias de la región, es también un histórico aliado del gobierno de Al Asad, al que además de surtir armas, ha proveído apoyo militar y financiero.

Pero la potencia iraní comparte con Estados Unidos y Rusia un enemigo: El Estado Islamico, milicia sunita que ve a los persas como herejes que deben morir.

Arabia Saudita: Se opone a Al Asad y apoya los rebeldes sunitas.

Arabia Saudita, potencia sunita y gran rival de Irán, ha sido parte desde el inicio de la coalición liderada por Estados Unidos para atacar a Estado Islámico. nios-siriaEn la reciente cumbre celebrada en Nueva York, el gobierno saudita reiteró la necesidad de sacar del poder a Al Asad.

Multimillonarios de ese país han enviado donaciones al grupo yihadista y se calcula que unos 2.500 hombres sauditas se han incorporado a las filas de Estado Islámico.

A la coalición impulsada por EE.UU., también se incorporaron Bahréin, Jordania, Qatar y Emiratos Árabes Unidos, en línea muy similar a la saudita.

Turquía: Apoya la coalición impulsada por EE.UU. y rebeldes y se opone al gobierno de Al Asad y separatistas kurdos.

Turquía, de mayoría sunita, es otra de las grandes potencias de la región. Su implicación en el conflicto de su vecino empezó con su apoyo para el Ejército Libre Sirio, el principal de los movimientos rebeldes.

Como puedes ver, no es equivoca la frase inicial; “todos vs todos”.

Con información de: BBC, El País, CNN.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.