Tratados comerciales: una oportunidad desaprovechada. – By Ezequiel Gaytan Neri

Tratados comerciales: una oportunidad desaprovechada.

En meses recientes hemos sido testigos de algunas declaraciones realizadas por importantes actores a nivel internacional que con esencia demagógica han desestimado la importancia del comercio internacional. En Estados Unidos, Donald Trump ha señalado la necesidad de renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). De materializarse, esto tendría efectos más negativos que positivos sobre la economía mexicana.

Los efectos

tratados méxicoEn todas las teorías de comercio internacional -que abordaré detalladamente en mi próxima entrega- se estipulan ventajas y desventajas para un país al comerciar más con el exterior. Entre algunos de  los efectos positivos, cada país se especializa en la elaboración del producto en la que es más eficiente o en cuya producción el insumo que más se utiliza es a su vez, el más abundante en el país (en el caso de México la mano de obra). Por lo tanto los consumidores de ambos países podrán adquirir mayor cantidad del bien que importan (en el que son menos eficientes), y el precio de este producto irá a la baja.

Podría pensarse que los trabajadores ocupados en el sector importador perderían su empleo –ya que los productores de altos costos cerrarían sus plantas-, sin embargo encontrarán empleo en la industria exportadora, que ahora producirá más. Otro de los grandes beneficios derivado de la apertura comercial es el acceso a una mayor variedad de bienes, algunos expertos como Gerardo Esquivel la estiman en un .3% anual del PIB para México. Las ventajas son aún mayores si el comercio se realiza de forma intraindustrial.

Con la finalidad de regular estos intercambios comerciales, los gobiernos tienen a la mano la política comercial, cuyo principal instrumento es el arancel, que consiste en un impuesto sobre el precio de los artículos importados: aranceles más altos inhiben las importaciones de productos.

Apertura comercial.

La apertura comercial en México dio inicio con la entrada formal de nuestro país al GATT, que buscaba reducir los aranceles y las barreras no arancelarias (como  cantidades máximas o permisos). En el acuerdo se estableció el principio de Nación Más Favorecida, que consiste en que cualquier beneficio comercial que un país otorgue a otro, debe hacerlo extensivo también a otros países Por ejemplo, si México le impone menores aranceles a China, también debe otorgárselos a cualquier otro miembro de la OMC.

tratados comercialesEn esta apertura comercial también están contemplados los Tratados de Libre Comercio, acuerdos  de comercio e inversión, firmados entre dos o más países en donde se establecen aranceles bajos, lineamientos sencillos para tramites comerciales y reglas de inversión; dentro de estos acuerdos se estipulan reglas de contenido nacional, es decir, todos los productos que se exporten deberán contener insumos (físicos o de mano de obra) nacionales.

Política comercial 

De acuerdo con Luz María de la Mora, en su libro Apertura con reciprocidad, en la última década se ha desaprovechado la política comercial en México, comenzando en 2003 con la decisión del entonces secretario de Economía, Fernando Canales, de dar por terminadas las negociaciones de Tratados de Libre Comercio con cualquier país. Lo anterior, debido a la exigencia del sector privado de no negociar más sino se realizaban las reformas estructurales destinadas a incrementar la productividad y la competitividad de las empresas mexicanas, para que los beneficios derivados de la apertura comercial se extendieran a más empresas.

La demanda del sector privado mexicano estaba fundamentada en la poca competencia existente en el sector servicios –financiero, energético y de telecomunicaciones- que se manifestaba en altos costos, una cantidad muy baja de préstamos otorgados al sector productivo y órganos reguladores con poco poder.

En lugar de atender esa necesidad, una de las medidas destinadas a incrementar la competitividad de las empresas mexicanas fue la liberalización unilateral de aranceles, es decir, la reducción de los aranceles que México tiene con todos los miembros de la OMC.  Buscando con ello reducir los costos de los insumos importados. Hoy nuestro país tiene los aranceles más bajos de América Latina (4.3%), y por debajo de China (Luz María de la Mora, 2012). Al ser una decisión unilateral, los demás miembros de la OMC,  no tienen la obligación de reducir sus aranceles para las exportaciones Mexicanas, por lo que nuestro sector empresarial no puede competir en condiciones de igualdad.

tips-para-superar-barreras-del-comercio-exteriorLos retos.

Esta política no cumplió con sus objetivos y ha privado a las exportaciones mexicanas de tener acceso en condiciones preferenciales a los mercados emergentes con altas tasas de crecimiento, y que por lo tanto demandan más bienes. El caso de China en particular. Teniendo solo acceso a economías avanzadas donde la tasa de crecimiento ha permanecido en niveles bajos. La ausencia de estas negociaciones también ha alejado flujos de inversión extranjera, en particular de China y de Corea del Sur.

El reto sigue siendo que más empresas mexicanas puedan participar en el proceso de exportación siendo proveedores de la industria exportadora, así como que aquellas que aún no exportan lo puedan hacer y así diversificar los productos de exportación, para que haya más beneficiados de la apertura comercial.

El Acuerdo de Asociación Transpacífico

Con el TPP (Acuerdo de Asociación Transpacífico) se le presentó a México una oportunidad de acceder a algunos de los mercados emergentes más importantes del mundo, aunque China no formo parte, este acuerdo fue firmado entre 12 países.

En conclusión, de seguir con la misma política las exportaciones de nuestro país se ven amenazadas por dos cosas: la ausencia de negociaciones comerciales con economías emergentes, y por la posibilidad de que nuestro acuerdo comercial más importante, el TLCAN, sea renegociado con términos menos ventajosos para México. La implementación de las reformas estructurales que tanto necesitaba la economía mexicana requerirá de un fuerte compromiso de los órganos reguladores, como la COFECE, el IFT y la CNH por llevar a cabo sus labores apegados al Estado de Derecho.

Hasta la próxima, saludos!

 

14569870_10207792408554285_2121991994_n

 

 

Ezequiel Gaytan Neri

gaytanezequieljsh@gmail.com

 

Te puede interesar: La política económica en tiempos de las trumpadas

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.