Una historia mas de adopción

El problema de los perros y gatos callejeros es conocido, se sabe que la razón por la que hay tantos animales en la calle es meramente culpa de los dueños, los cuales directa o indirectamente generan este problema al cual se le han 13652426_10210105761102960_1551651768_ndado muchas soluciones, entre ellas la más humana y generosa es la adopción. Hoy voy a contar mi experiencia con la adopción de uno de los muchos peludos callejeros.

Hace casi 9 años me mude de ciudad, vivía en Salamanca Guanajuato y me cambie a San Luis Potosí por el trabajo de mi padre. Una semana antes del cambio, mis padres vinieron a San Luis a buscar casa y mientras mis hermanos y yo nos quedamos en Salamanca.

El día que me encontré con Perdidita nunca lo olvidare, salí a comprar algo y ella salió de debajo de un coche, una pequeña french poodle blanca, sin collar, solo un sueter morado puesto. En cuanto salió del coche se me acerco y yo la cargue, investigue donde vivía y estuve tocando, nunca me abrieron. Los vecinos me dijeron que los dueños de la perrita nunca le prestaban atención, que siempre estaba en la calle y que no le daban de comer, me dijeron que ellos le tenían que pasar comida a la perrita ya que los dueños habían salido de viaje, dejándola sola en la cochera de la casa, sin agua y comida.

Yo estaría en la ciudad unos días mas, así que decidí cuidarla mientras llegaban sus dueños, el día que me iba a ir aun no había noticias de ellos, así que decidí quedarme con la perrita, algo de lo que no me arrepiento.

13652854_10210105760302940_1605649329_nLe puse el nombre más original que se me ocurrió, “Perdida”, y desde el día que la encontré, hasta el día que ella murió, fue el amor peludo de mi vida.

Ella fue la perrita mas agradecida que he conocido, celosa como ninguna, dormilona y, por que mentir, gruñona.

Al principio no fue fácil, ella era muy pequeña porque muchas veces no comía, tenía miedo cuando se acercaba la gente extraña y no comía bien, estaba acostumbrada a comer las sobras que le daban y no comía croquetas. Los primeros meses le hacía arroz y poco a poco se las mezcle con croquetas, hasta que logre que comiera, también se le quito el miedo y su confianza creció.

Ella era muy celosa conmigo, si alguien se me acercaba gruñía, como diciendo “aléjate humano, ella es mía” y yo me enamoraba mas de ella. Siempre estaba con migo cuando me desvelaba haciendo tareas, y cuando se trataba de despertarme por las mañanas, siempre estaba lista para defender mi sueño, aunque muchas veces me despertara en su intento de alejar a los intrusos.

En estos casi 9 años que llevo viviendo en San Luis Potosí, he vivido muchas cosas, y solo puedo agradecer que ella estuviera presente cuando estaba triste, cansada, cuando estaba a punto de “tirar la toalla”, porque aunque no podía hablar, su mirada me mostraba que me prestaba atención, y muchas veces lo único que necesitamos es que alguien nos escuche, no importa quién, solo necesitamos desahogarnos.

13624689_10210105759742926_915576524_nPasamos mucho tiempo juntas, ella dormía conmigo, veía la tele conmigo, ella fue mi compañera ideal. La última vez que le toco corte de pelo, al entregármela, me di cuenta de una cosa, mi pequeña Perdidita ya estaba viejita, tenía muchas manchitas y arrugas, sus ojos estaban cansados, mi perrita ya no era un bebe, tenía que comenzar a prepararme para lo inevitable.

La madrugada del 21 de junio, después de una noche de lluvia en completa oscuridad, ella se levanto de su cama como pudo, ya que apenas lograba mantenerse en pie, y sé me quedo viendo por unos minutos. Lo recuerdo bien, solo me observaba, por unos minutos solo fuimos ella y yo viéndonos fijamente, reconociéndonos y recordándonos, luego ella solo suspiro y se volvió a acostar. A la mañana siguiente desperté con la noticia de que ella murió mientras yo dormía, se le veía tan tranquila en su cama, y fue en ese momento que pensé y me di cuenta que su misión había terminado.

Ella estuvo presente en una temporada difícil, apareció frente a mi justo cuando iba a comenzar una nueva aventura, cambiar de ciudad y dejar atrás a todos mis amigos y familia. Estos años he vivido cosas que nunca pensé que me pasarían, un divorcio, un examen a la universidad fallido, que si bien nunca he estado sola, tengo una familia y un novio maravillosos que nunca me han abandonado, siempre es bueno tener la compañía de alguien que te escuche atentamente sin juzgarte, sin decirte que hacer o no hacer, solo escucharte atentamente, y perdidita fue la encargada de tomar ese papel en mi vida, su misión fue ser mi ángel peludo personal por los años difíciles.

13652780_10210105760422943_782329401_nNunca me arrepentiré de haberla adoptado, ya que si bien aun me duele su recuerdo y en este momento, mientras escribo estas palabras, lloro su perdida, no cabe duda de que me dejo maravillosos recuerdos y la experiencia de que al adoptar a tu mascota creas un lazo especial e irrompible.

No podre olvidara, ni quiero hacerlo, su recuerdo me acompañara por siempre, y al final eso es lo único que importa, porque puede que ella ya no esté conmigo físicamente, pero siempre tendré nuestros recuerdos presentes.

Te puede interesar: Mascotas: un beneficio para la salud

DANISYARACED

Tengo 22 años y estudio la carrera de Edificación y Administración de obras en la facultad del hábitat. La familia es lo mas importante para mi. Me gusta la administración y la construcción sustentable. Me encanta la música, leer e ir al cine, soy fan de los comics (en especial los de MARVEL) y del anime.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.