Whisky; solo o con agua.

El whisky ha sido durante largo tiempo el licor favorito de los bebedores de todo el mundo y ha disfrutado por años de una popularidad sin igual por sobre otras bebidas.

whisky1Pero, ¿se puede mezclar esta exclusiva bebida con otras para suavizarlo o lograr extraer de él un mejor sabor?

Entre los expertos, hay todo un debate alrededor de si es correcto tomar whisky con agua o si es poco menos que un sacrilegio. Pero a decir verdad, en la elaboración de este licor, siempre se agrega agua en un proceso que se denomina “corte” y que se hace en las fases finales con el fin de llevar el alcohol a un nivel más aceptable para la mayoría de los consumidores.

The Glenlivet, el segundo whisky escocés (de una sola malta) más vendido del mundo, agrega a esta característica un ingrediente único: el suministro de agua de un manantial llamado Josie’s Well, propiedad de la destilería y que le provee al whisky sabores suaves y sedosos, así́ como aromas afrutados en cada botella de The Glenlivet.

Entonces, ¿qué sucede cuando se le agrega agua al whisky? Poner agua a este destilado permite percibir mucho más los aromas porque el alcohol se disuelve y los ingredientes se abren, gracias a lo que se pueden apreciar muchos más matices con la nariz.Forma-de-guardar-el-whisky-3

El agua ayuda no solo a dilatar los sabores y volverlos más intensos, sino también a disminuir el sentimiento del alcohol en la boca, una característica muy apreciada por aquellos que prefieren sabores suaves en su paladar.

El agua puede realzar y esconder componentes de aroma y sabor. Muchos de los compuestos orgánicos que se pueden encontrar en el whisky son solubles en agua, así que al agregar este líquido, pueden esconderse al diluirse en el agua o ser mucho más volátiles, capaces de evaporarse y ser notados por la nariz.

Añadir un poco de agua al whisky –como a muchos otros destilados- ayuda a bajar la sensación del alcohol en la bebida. La cantidad de agua es generalmente la mitad de la medida de whisky que se tiene en el vaso. En comparación con otros licores, agregar agua al whisky produce el mismo efecto que oxigenar un buen vino mediante la decantación.

Ahora bien, la temperatura del agua es un factor importante para dejar que todas las notas queden en libertad. ¿Cuál es la mejor opción? Temperatura ambiente y sólo medio dedo de agua en el vaso para no imagesdiluir en exceso la bebida. Cuanto más fría esté, menos se percibirán los matices.

Entonces, ¿qué es lo correcto? “Un whisky se toma mejor como a uno le guste, y con buena compañía”, dice Ann Miller, Brand Ambassador de Chivas Brothers. La elección es personal.

Con información de: Forbes.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.